Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Cuando pensamos en hacer planes siempre pensamos en una excursión o alguna actividad “especial”. Generalmente fuera de nuestra propia ciudad.Te levantas temprano e intentas salir cuanto antes para no “pillar atasco”, algo que es como una especie  fábula con unicornios porque cuando no es que se te pasa el despertador porque es fin de semana, a alguno de los “miembros” familiares le da por no querer vestirse o cualquier otra idea peregrina…

El caso es que hemos descubierto que no siempre es necesario irse muy lejos para disfrutar de un buen día en familia así que hemos decidido…

Pasear por Madrid y comer hamburguesas en Zombie Bar

Si lo piensas bien es lo que haríamos en cualquier otra localidad alejada de nuestra casa, pero nos ahorramos un tiempo mas o menos largo de desplazamiento.

Como es habitual en estos casos… salimos tarde de casa, y lo que tenia que ser un “Paseo-comida-paseo” se tuvo que transformar en un “Comida-paseo-meriendacena”, pero oye, como estábamos cerca de casa pues el problema de la vuelta no era tan grande. Una de las ventajas de ir con niños es que puedes comer a  eso de las 13:30 en cualquier sitio porque la gente suele ir a comer mas tarde… excepto si se ha puesto de moda ir a tomar el “Brunch” . Ese fue nuestro caso. El lugar elegido para comer fue “CARMENCITA BAR” en la zona de noviciado. IMPOSIBLE comer con niños… intentamos reservar en su web y no nos respondieron hasta las 12 de la noche.. claro, no sabíamos que los domingos sólo admitían reservas por teléfono, pero menos mal, porque cuando llegamos allí estaba lleno hasta la bandera de modernos tomando su “Brunch”. Nos tocó seguir paseando en busca de otro lugar, así que recordé que en la calle Princesa había un “Goiko grill” .

La excusa del Goiko nos permitió pasear por el centro de Madrid, por sus estrechas calles, desde Noviciado hasta el Palacio de Liria, para acabar intentando comer en un sitio donde nos dijeron que tendríamos que esperar hora y media para poder sentarnos… ¿quién dijo que comer temprano era sinónimo d encontrar sitio seguro?  

En el momento de crisis máxima recordé que en la calle Noviciado ( si, vuelta atrás) estaba la segunda sucursal del Zombie Bar. En un primer momento DCIM100GOPROpuedes pensar que no es un lugar apropiado para niños, pero nada mas lejos de la realidad. 

El Zombie Bar 2 está en la calle Noviciado. Y fue todo un acierto ir allí. Lo primero porque era temprano, y no tuvimos problema para sentarnos. Sólo había una familia en una mesa y unos “parroquianos” tomando un aperitivo.

Además el local es simplemente maravilloso. Aunque en un primer momento nos despistamos y no supimos entrar ya que no hay carteles fuera que te indiquen que estas en el local al que quieres ir, una vez dentro empiezas a flipar con la decoración… y los acompañantes infantiles también. Entre los cuadros/ fotos, las pinturas de las paredes y las cosas que hay desperdigadas el entretenimiento infantil está asegurado

Una vez nos dimos el paseo por el local nos sentamos en nuestra mesa y comenzamos el ya habitual rito de “pintamos mientras nos traen la comida” Y nos dispusimos a comer… ¿El menú? En el caso de los mayores, le dimos a la hamburguesa previo picoteo de guacamole. La tropa infantil se inclinó por la hamburguesa y por los nuggets de pollo… aquí tuvimos un pequeño porblema, ya que al no ser los típicos nuggets ( los de Zombie son mucho mejores)  tuvimos que reservarlos para tomarlos los mayores y añadir un sándwich al menú, que luego nos pusieron en una caja para poder llevar… ( maravilloso), casi mejor os dejo ver las fotos…

El Paseo por Madrid

Para terminar nuestra “actividad dominguera” nos fuimos de paseo. Era el plan original, lo que pasa que lo hicimos por la tarde, en lugar de por la mañana como teníamos pensado. PArte de la ruta ya la habíamos hecho en nuestra “peregrinación de la hamburguesa” asín que dimos un paseo hasta la Plaza de España y al Templo de Debod, donde aprovechamos para hacernos unas fotos y encontrarnos con algunos amigos que también estaban aprovechando la tarde de forma similar. Al atardecer… volvimos a casa, en menos tiempo que si nos hubiéramos ido a algún pueblo de la sierra, pero igual de cansados y con la misma sensación de haber aprovechado nuestro tiempo de una forma muy entretenida.

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail