Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Ir al cine con niños puede ser una experiencia maravillosa o puede ser el infierno. Lo primero es elegir bien la película. Es esencial que sea para niños, no todas las de animación lo son y luego vienen los problemas porque a veces no nos informamos.  El horario y la duración son también importantes. Ir tarde al cine a una película muy larga nos asegura un fracaso de plan.

Con las variables anteriores bien elegidas nos podemos asegurar un éxito de plan, pero si además la sala tiene un tobogán gigante, zona de juegos y asientos “especiales” como cojines gigantes  o hamacas, todo indica que la diversión está asegurada.

El caso es que ya hace tiempo que las Sala Junior de Yelmo cines está abierta, pero nunca habíamos ido, mas que nada porque nos pilla en la otra punta de la ciudad en un centro comercial que no nos resulta nada cómodo (CC Isla Azul) ya que además de estar lejos se llena hasta la bandera.

¿Cómo es la Sala Junior de Yelmo Cines?

Es una sala de cine  que está pensada para ir con niños. Ya a al entrada lo notas. No tiene una puerta normal, la entrada esta llena de luces y colores para que los niños se sientan atraídos por ella cual polillas hacia una bombilla en la oscuridad. Según te vas adentrando en la sala te va invadiendo el universo “Child-friendly” y te encuentras los parking para carritos. Porque, si amigos, hay gente que es capaz de entrar con el carrito del bebe al cine y ponerlo en cualquier sitio en lugar de utilizar los asientos que hay.

Una vez dentro lo primero que te encuentras es una zona de balancines y colchonetas donde pueden jugar los niños y niñas. Es importante dejar los zapatos en un mueble que hay a la entrada y llevar calcetines. Además de ésta zona podemos encontrar un mega tobogán que baja desde lo mas alto de la sala hasta justo debajo de la pantalla. CUIDADO porque hay restricciones de estatura que no avisan hasta que no estas dentro del cine y has pagado la entrada. Nosotros vimos algún drama justo por ese asunto.

tobogan-yelmo-junior

¿Cree que el tobogán puede asustar a tus hijos? No te preocupes, justo a la entrada del tubo hay una puerta de emergencia para esos casos.

El tobogán y los balancines se pueden usar justo antes de la proyección de la película y en el intermedio. Porque hay intermedio para que los niños puedan ir al baño y los mayores comprar mas chuches y palomitas.

Otra cosa que resulta atractiva es la multitud de asientos que ofrecen. Además de las ya habituales butacas de cine, tenemos la posibilidad de ver la película en hamacas o en grandes puffs ( cojines).

¿Como fue la experiencia?

Pues si os soy sincero… no fue buena. Los niños lo pasaron bien, pero hay unas cuantas cosas que no terminan de convencerme. Parece que al ser una película para niños está todo permitido, y no lo digo precisamente por los pequeños, el problema fueron los padres:

  • Padres hablando en voz alta y como si estuvieran en la calle. Ya sabemos que en una película con niños es normal cierto ruido, pero es necesario preguntar en voz alta “¿que tal? te esta gustando?” o lo de “¡miraaaa que bonitooo!” por no hablar de adultos que se ponen a hablar de sus cosas.
  • Padres que se dedican a hacer fotos con flash a sus niños durante la película. No creo que sea necesario explicar lo molesto que resulta a los fotografiados… y al resto de la sala ¿verdad?
  • Padres saltando y animando a saltar a sus hijos en los cojines gigantes: Efectivamente, hay gente que no entiende nada…

Como propuesta de actividad me parece bien, una nueva forma de ver una película, pero creo que debemos tener cuidado porque los niños pueden pensar que ir al cine es eso y luego nos encontramos con adultos bastante poco respetuosos con el resto…

Si me preguntáis si volveré, mi intención es no hacerlo, aunque ya digo, para los niños fue divertido y lo mismo lo piden otra vez. En fin al que le guste esta actividad que la disfrute, que tampoco hace mal a nadie.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail