Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

botaVale, lo hemos vuelto a hacer. Ésta vez un poco por sorpresa, porque hasta el viernes pasado no teníamos organizado el papeleo ni los billetes ni nada de nada...

La cosa es que si cena con mas vino de la cuenta lo mas probable es que la conversación acabe en un “a que no hay huevos”, y mira, parece que los hubo.

El caso es que volvemos a estar en Austin, por poco tiempo, pero volvemos a estar.

El proceso hasta llegar aquí no ha sido fácil. Lo primero ¿Teníamos para comprar los billetes?  a buscar y buscar…

El problema viene después cuando ves que no hay muchos billetes de avión, su precio varia… ¡¡Y NO TODOS TIENEN PASAPORTE PARA VIAJAR!!

Con tan poco tiempo, pedir cita para sacar DNI y Pasaporte no es posible. La primera fecha era para el 14 de Abril, imposible viajar..

 

 

Empieza la romería, tres días de comisaría en comisaría hasta que conseguimos hacer dos de los pasaportes. resulta que para hacer el pasaporte de un menor hay que tener un “literal de la partida de nacimiento” que nosotros no teníamos en ese momento. Nos dieron cita para el viernes. En ese intervalo llegaron muchas señales. Primero los precios de los viajes subieron. Nos quedábamos en tierra. Después encontramos un vuelo directo a DALLAS a muy buen precio con finnair.. pero en un día antes de conseguir los pasaportes… Nos volvíamos a quedar en tierra. Por fin, El viernes conseguimos hacer todos los paspaortes. un último vistazo a los billetes ¡¡Los precios había vuelto bajar!! compré un billete a DALLAS ( parando en Atlanta) para el lunes 30. Allí nos recogería un coche para ir hasta Austin ( 3 horas de viaje) Aquí no acaba la cosa, no todo es tan fácil en esta vida. Al llegar a Atlanta descubro que no necesito ESTA… tengo un visado que está activo hasta 2017 y toca dar explicaciones en inmigración en Atlanta… perdimos la conexión

 

Lost in traslation… Es lo que tiene perder conexiones de vuelos #atlanta Una foto publicada por @analisisweb (@cacos8) el


Este pequeño retraso hizo que tuviéramos que esperar en el aeropuerto hasta que nos encontraran un hueco en un avión. Lo encontraron, a las 10 de la noche. Eso nos situaba en DALLAS a las 12 de la noche. ¡¡Y nos estaba esperando un coche para llevarnos a Austin desde las 17:45!!

Al fin llegamos a casa ( en AUSTIN) habíamos salido 30 horas antes.

 


En fin, ahora toca descansar. Voy a aprovechar estos días para ver a un tipo de Apple que dice que necesita un analista digital y a ver si coincido con Bryan Eisenberg para darle una copia de mi libro y agradecerle sus palabras 😉

¡¡un abrazaco a todos!!

30horas

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail