Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

El mercado. Ese gran lugar que te dice mucho ( o todo) del lugar que visitas. además, éste es considerado como un lugar turístico.

Turístico no sé, pero divertido es una rato. Además de poder disfrutar de un concierto en directo los fines de semana de 6:30 a 9:00 (pm) y tener un playground donde poder dejar a los niños jugando, la colocación de los productos es bastante entretenida.

Aquí son muy ordenaditos.Por ejemplo, el caso de los “chiles”. Además de exisitir una barbaridad de clases ( y los tienen casi todos) se han montado una escala de “picor” para que sepas que tipo de arma de destrucción masiva gastronómica estás comprando.

Pero esto no es todo, aquí es imposible pasar hambre, empiezo a pensar que podría vivir en cualquier centro comercial/mercado alimentándome a base de muestras de productos ¡y no hace falta que sea domingo! a cualquier hora y en cualquier momento te encuentras un stand en un lineal con un/una amable individuo/a ofreciéndote algo cocinado en el mismo sitio… supongo que es la diferencia entre poner una amable y mona señorita o un tipo /tipa que sepa cocinar. Yo me quedo con lo segundo, se come mejor por la cara en esa modalidad.

[easyrotator]erc_2_1339895259[/easyrotator]

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail