Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

-!Eh, quién se cree que es usted!.
-Es el rector, macho.

(El rector,1987)

Como están casi en final de curso, he aprovechado un evento de esos en los que dejan entrar a padres para visitar y conocer un colegio de la zona. Nada mas llegar lo primero que llama la atención es el tamaño de las instalaciones, básicamente es inmenso. Tanto el edificio como las instalaciones. Hay terreno para aburrir, y lo aprovechan para dividirlo en diferentes zonas de “recreo” según edades. Los mas pequeños tienen sus “playgrounds” ( parques de toda la vida) y los mayores tienen acceso a campos de  diferentes deportes.

La actividad a la que he asistido es  una “assembly” de fin de curso. Reúnen a todos los niños en el salón de actos/comedor y, en este caso, hacen un resumen de lo que ha pasado durante el año y se despiden de los mas mayores ( 10 años) que pasan a “middle school”.

Es un evento curioso, una vez llegan los chavales empiezan con unas cuantas canciones a modo de karaoke de forma que consiguen la atención de todos hacia el escenario.Y lo consiguen con bastante éxito, en un momentito, y sin darme cuenta me ví de pie cantando el himno…

Después empieza la asamblea.Por lo que me pareció entender, se inculca a los niños la labor social desde pequeños, de hecho creo que es hasta obligatorio ( aunque no estoy seguro) ya que estas actividades se incluyen en su curriculum. A los mas destacados los incluyen en la proyección para agradecérselo y motivar al resto a hacer cosas por su comunidad. Otra actividad que me llamó la atención, es que los niños tienen parte de responsabilidad en la recaudación de fondos para el colegio. Hacen cosas como vender limonada, galletas, etc

Me impresionó bastante ver a los niños en el escenario, no parecían tener problema alguno para hablar en público. A algunos se le daba mejor que a otros, pero en general parecían estar muy acostumbrados a hacerlo.

Al terminar me interesé por el proceso de matriculación y otras cuestiones logísticas.

“Forest Trail Elementary” es un colegio público. Para entrar simplemente debes vivir en la zona de influencia. Es decir, que si te mudas al barrio te hacen hueco sí o sí. Cada zona tiene unos impuestos que van dedicados al mantenimiento del colegio, en cada barrio la cantidad es diferente ( o eso entendí). Además se admiten donaciones de materiales y fondos por parte de los padres.Pero lo que mas me impresionó es que el colegio puede llegar a acuerdos con empresas. Por ejemplo una empresa de galletas aporta un x% por cada caja que se venda y el comprador envíe el cupón donde dice que quiere que la empresa aporte. ¿que consiguen con esto? por un lado, que en todo el barrio ( que no son pequeños) se compren y conozcan estas galletas, por otro que los niños hagan de “evangelizadores de la marca”, es  decir, si hacen una actividad de conseguir fondos y deciden vender estas galletas, además de incrementar las ventas, la marca incrementa el número de gente que les conoce… no sé, me parece un  buen acuerdo.

Los profesores aquí son contratados por el colegio. No es la administración la que decide a que colegio van, y tampoco ganan lo mismo independientemente del colegio en el que estén. Así que hay cierta competencia por ser mejores colegios y que alumnos y profesores quieran asistir a cada colegio.

En fin, me gustó el asunto, aunque con algún “pero”, porque ¿qué pasa entonces en los barrios donde los padres no pueden hacer donaciones o sólo pueden pagar pocos impuestos?

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail