Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

“Siempre es mejor estar en tierra deseando volar, que volando y deseando estar en tierra” (Don pirata)

Esa es la frase que he aprendido hoy.Ahora mismo estoy esperando mi próximo vuelo, el que me deja aterrizaico en Austin. Llegar hasta aquí ha sido un pequeña aventura… primero el retraso del avión por “mantenimiento”. Tres horitas mas o menos que casi me hacen perder el siguiente vuelo. Auqneu no todo ha sido malo ¿ eh? resulta que cuando se retrasan mas de dos horas te invitan a comer mientras esperas…

Otra de las grandes sorpresas que descubres es que en el aeropuerto los enchufes son de pega, sólo funciona uno de cada mil, y el que funciona no esta señalado de ninguna forma, mas que nada para que no lo encuentres, no sea que lo uses y AENA se arruine por que cargas tu móvil.

Adiviniad quién se ha hecho con el poder y la energía 😉

Pero esto no es lo mas divertido, el vuelo ha sido un espectáculo. Primero un club de viejunos( Oldunos en inglés) haciendo gimnasia por los pasillos del avión. Así, en pandilla, pasenado y moviendo los brazos como el que asusta a las golondrinas.

Y lo mejor, mi compañero de asiento. Un tipo capaz de tomarse en las 9 horas que dura el vuelo 10 Vodkas con tónica. Pero no creáis que de botellita pequeña de avión,no, cada vodka-tónica era ¡de dos botellas! ha hecho las delicias de la caja del avión ( por no contar que el tipo se ha puesto a ver porno en su ipad, pero eso es otra historia). Además, se ha comprado como dos carritos de coñitas turísticas, vídeos, etc. Una joyita, vamos

Bueno, me quedo sin bateria, que aquí si hay donde enchufar y wifi, pero soy tan melón que dejé el enchufe de viaje en la maleta…

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail