Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

familia keepmeweird en sigüenza Reconozco que esto de viajar con niños no siempre es lo más fácil del mundo. Hay muchas variables y decisiones que tomar para que la excursión salga bien y todos pasemos un día divertido. Vamos a ver que tal se nos dio nuestro…

Sigüenza con niños

Para que te hagas una idea. Somos 5 personas en total. Papá, Mamá y las individuas (3). De las cuales al menos una necesita hacer alguno de los tramos en carrito, ya que por su corta edad se cansa pronto.

La primera de las decisiones ¿Por qué Sigüenza? Porque nos pilla cerca de casa. A algo mas de una hora en coche. Distancia y tiempo suficientes para no morir escuchando mil veces ¿cuando llegamos?  y para saber que podemos retrasar la vuelta a casa porque la sección del asiento de atrás irá dormida en ese tiempo a la vuelta.

Además, Sigüenza es un lugar mu fácilmente accesible ya que casi todo el camino es por autovía. Por otro lado también es un pueblo que por su historia y antigüedad ofrece muy buenas historias que contar y lugares que ver,

 

Preparando La excursión.camaras-de-fotos

Cuando viajas con niños es importante mantenerlos entretenidos y atentos a lo que están viendo, todo lo que puede ofrecer un destino puede quedarse en nada ni conseguimos llamar la atención y despertar su curiosidad. Por eso se nos ocurrió dar una cámara de fotos a cada una de las individuas para que hicieran fotos de todo lo que había y así hacer luego un cuaderno de viaje. Como veis en la foto, íbamos bastante bien equipados.

Al tener una cámara cada una, conseguimos que no se perdieran nada ( otra cosa es que consiguieran hacer alguna foto) y que fueran todo el rato pendientes de lo que había para ver si conseguían captar alguna instantánea.

El paseo por Sigüenza con los niños

En Sigüenza lo tienen bastante bien montado. Todos y cada uno de los sitios “turísticos” o de interés esta muy bien señalizados. Con un “totem” al lado contado toda la historia y anécdotas de lo que estas viendo en cada momento. Además, al ser una villa de una tamaño bastante manejable pudimos dar un paseo muy agradable viendo todo lo que Sigüenza nos tenía que ofrecer.

Al estar todo indicado ¡¡ ni pasamos por la oficina de turismo!! que es algo que siempre hacemos como “primera parada”. Ir a la oficina de turismo a por un mapa. Seguro que nos dejamos algo sin visitar, pero bueno, así tenemos excusa para volver.

 

Comer con niños en Sigüenza

Tras una muy productiva mañana llega la hora de comer. Yo no se vosotros, pero con las horas a las que se levanta la descendencia yo a eso de las 13:30 ya tengo un hambre que me comería un caballo. Y eso, aunque no lo parezca, es una ventaja. ¿Por qué? porque la gente suele comer mas tarde y entonces:

  • Tienes posibilidad de elegir sitio para comer porque ninguno está lleno.
  • Si los niños están cansados o son un poco movidos no andas molestando al resto de los comensales… porque simplemente no están.

BUscando sitio para comerEra nuestra primera vez en familia en Sigüenza, así que andábamos un poco despistados.

Nada como una búsqueda en los diferentes directorios en Internet y un la información que habíamos recogido en nuestro paseo matinal. Básicamente podemos decir que la única preparación que tienen los sitios turísticos para poder tener niños es que cuentan con menú infantil… y a veces trona. No es una queja, me parece lo mas normal del mundo, no pretendamos ahora que los edificios de un pueblo de Comer en Sigüenza con niñosorigen medieval sean espaciosos… lo que no me suele gustar tanto en general, no solo aquí, es el concepto de “menú infantil” con los clásicos de salchicahas, hamburguesa pasta, etc que sí, que son muy fáciles para los niños, pero al final pagas lo mismo que si comieran las cosas “tipicas” del lugar y encima ni lo disfrutan ni aprenden a disfrutarlo… pero bueno, ya hablaremos en otro momento de ésto.

Tras nuestra búsqueda de lugar nos decantamos por un sitio bastante “turístico” y que no tenía malas críticas. Estaba ambientado como un salón medieval y nos recibió directamente el dueño, que se llamaba Primitivo, algo que sorprendió mucho a alguna de las indviduas… “¿Primitivo? ¿como los de los dinosaurios? jijiiii”

Mientras esperábamos la comida, para mantener a la tropa en la mesa hicimos el ya clásico reparto de lápices y papeles para que hicieran sus dibujos tranquilamente… si hacéis excursiones u os gusta salir a comer por ahi, es la mejor de las opciones, mucho mejor que gastar la batería y los datos del móvil poniendo a pocoyó… os lo aseguro.

dibujando-en-restaurantedibujamndo-en-restaurante-2

Castillo de sigüenza
El café en el parador y vuelta a  casa

No hay lugar medieval que se precie sin su castillo, ni visita a lugar con Parador en el que no entremos a tomar el café de después de comer…

En éste caso coinciden el castillo y el Parador. Así que era imposible saltarse la visita. La única pena es que al ser un Parador no pudimos ver “el castillo por dentro” y nos tuvimos que conformar con permanecer “sufriendo” en la terraza de la cafetería. un lugar muy agradable donde, si hace sol como nos ocurrió a nosotros, puedes permanecer bastante rato luchando contra los elementos del sueño, y las individuas pudieron pasar el rato jugando en una zona bastante controlada donde  no molestaban a nadie.

Tras un buen rato de descanso, juego e intentar ver el castillo.. o lo poco que nos dejaron ver decidimos que era buena idea quedarnos esa noche allí… hasta hicimos cuentas. llegaba el momento de volver a casa sabiendo que habíamos pasado un gran día y aprovechado el tiempo todos juntos.

dsc_5524

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail